Densidad

 

   Se mueve como una oleada densa que desde lo profundo despierta un balanceo que se eleva a unos pocos centímetros del cuerpo. Este balanceo recorre la espalda y dirige a descubrir un alrededor que vibra y crece como si el fuego pesara más para poder suspenderse, para crear formas nuevas. Las manos y los pies, deseosos de moverse, resisten abiertos y relajados, humildes ante tanta belleza. En el interior está el origen de lo que crea, el inicio de la danza del fuego.

Anuncios

Puedes dejar tu aportación.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s