En el lago Aksaray

A primera vista el barro parece cercar un espacio cristalino. No hay vida, no hay apenas movimiento, sólo silencio, agua y mucha sal. Un poco más cerca el barro desaparece y el agua envuelve, como la nieve, en su mismo silencio. Durante las horas de sol el ojo no puede permanecer en el agua, pero la imagen se fija y el cuerpo regresa una y otra vez a esa quietud.

Antes de las cinco el lago se rompe en una concavidad naranja. El día está a punto de extinguirse y el sol parece ocultarse en el lago. Es el mismo reflejo de la luna: primero un cuarto, después la mitad y finalmente una estela azul que elimina la esperanza de ver el Inframundo.DSC_0183

De lo innumerable

Felices por desnudos quienes transitan la alegre pobreza de lo innumerable. No es una promesa, es que no caben de otra forma en las enormes cosechas de cáscaras. No hay respuesta posible a la vida que nunca aparenta un emerger o una caída y que aún distribuye sus caracteres esperando un rizo de humo o un corazón, como quien suple los terremotos con una repentina deriva continental de los cuerpos. Verse a sí mismo como un ejemplo del cosmos y una mecánica antinatural entre quien pregunta al cielo pintado a dos dedos por debajo de nuestras alturas. Nosotros decidimos las constantes: como frente al trigal, el viento es un animal extenso y proporciona ritmo a lo que, de otra forma, sería individuo por su rareza y sólo multiplicidad por nuestros límites en hacer cuentas. Quien ha aprendido a ver en masa ha de levantar una deidad sin rostro, cómo pesa sin no fuera por el ritmo que no acaba con el singular, sino que lo aúpa a otro cuerpo que puede ser contemplado. Como remedio se entiende que trabajemos al viento, cada cual a su soplo, infertilidad del que no ha de saber sumarse sin aportar cualidad. A los trigales y a los bosques y al oleaje y a las estaciones, conócelos como a tus posibilidades, germen de un lugar común donde resguardarse de los cambios, incluso cuando marchan. Para aprender uno ha de estar solo, sobre todo si se colabora ya que sólo se compone en soledad. Como la tierra y el estiércol o el manto de lluvias cercanas que ennegrecen a los terrones y despabilan a las yemas de los árboles, o la grapa del futuro sobre el otro que resguarda, con dos piezas de una nuez, a las multitudes de dos haciendo una sorda solitud.

Quizá así se miren  los campos sembrados de cizañas donde cada uno dibuja sus parábolas. Intimidades que no colaboraron, que han de cerrarse como una flor en mitad de la noche más caliente del verano. No he venido aquí para aprender de nadie, sino para apreciar el incendio, canta altisonante nuestra nigua. Hay, también quien demanda campos bucólicos de nada y que se van al cambio de luz  artificial y que se estrechan cuando se estiran los brazos en el bostezo. Entonces la voz es del lenguaje y la promesa de su tono, el latido y el paisaje en el centro del pecho. Sumamos infortunio a lo que simplemente era así, aquí y siempre.  Ya que no hay camino, tomaremos los surcos que las riadas han dejado y si podemos encontrar a alguien, supongo, que con él también haremos pobreza y esperanza.

Imagen cedida por </a href="http://www.cinziagiovanettoni.com/">Cinzia Giovanettoni</a>.

Imagen cedida por Cinzia Giovanettoni.

Después veré

No es tanto el que está como el que se extiende. A ello se aferra este remedo de la vida que gravamos en la transparencia del aire. Continuidad somos y como tal mi discurso se mira en lo indistinto, mi trazo en la corriente, como si hubiese alguien de qué convencer con esta retórica. Las expresiones están lejos de agotarse y con ellas nos sostenemos, aves suspendidas entre lo informe.
A esta forja del aire como cauces de banquetes, exploraciones ciegas de una química que se ha llevado lo flexible, le cedemos el abandono. Fijar por escrito para evitarnos un presente mondo, discutir para que el descubrimiento no nos llene la casa de luz y la oscuridad de encuentro. Lo que nos rompe el cuerpos es matriz que viene a generar los oscuros, dignos perfiles que dan al día el día.
Como el contrapunto anima, por ausencia algunas veces se aprende. Basta la raíz o el cielo y el calor o verse reducido al ímpetu. Para lo demás, me evitaré dar vueltas sobre mí mismo. A tientas y en lo hollado, como una voz predestinada, se significa lo que parece único una vez se ha mezclado. Movimiento y firma, como quien reconoce las cualidades del arado por los destrozos en la cosecha.

Por un instante me mira, con un solo ojo, hueco, cuando lo permite la analogía. Ella está en nosotros, inclinación a ser pan, a vivir sierpe, a derribar lo construido para fundar lo seguro. Ahí miente.
Como un ejemplo, el mundo, estrépito y elegancia, cae sin dejarse nada en el camino, a excepción de la paz. Pero ella siempre estuvo en este tramo. Su dibujo es ejemplar, ha trazado la circunferencia sin dejar huella, ha unido centro y superficie desde la transparencia. Cómo consigue sostenerse: no lo hace. Es una desnudez de la que no se prenden las formas. Si su puerta ha de abrirse, cualquier atención vale. Permaneceré firme mirando esta imagen en la que falto y si aparezco, como no habrá nadie delante, tendremos que dar las gracias a los dioses.

Imagen elaborada por <a href="http://lbecerrov.blogspot.com.es/">Leticia Becerro Viñas</a>.

Imagen elaborada por Leticia Becerro Viñas.

Aureola

Imagen: “Labyrinth rose” de Aikaterini Filippakopoulou.

En la esquina izquierda de arriba empieza a girar ligeramente buscando su ritmo. Desde lo alto se observa cómo amplía las distintas circunferencias que con cada giro se torna rosa. Inmediatamente después comienzan a girar dos más contiguos que cogen velocidad y aumentan sus ritmos. Ahora, desde arriba, se observan ondas que se desplazan en diagonal, que se encuentran mientras cambian de color. Desde sus centros ascienden cilindros de un tallo que marcan ese ritmo entre los pétalos. Así se reconoce la aureola.

Hendir la piedra.

Me llaman “extraído de la tierra”, pero sólo soy una ausencia. Ni espíritu ni carne, sólo un dibujo que dice que me moví o que me he estremecido con el viento. Podría ser un engaño, una forma casual que se parece a otra forma casual. Aquí, expuesto, ningún familiar me reconocería, ningún cuerpo querría alimentarse de mí. No es que hayan desaparecido los miedos, nunca estuvieron; fueron temblor y ardid, dilaciones de lo que ya no es y sólo fue probablemente. Ni el olor, ni el tiempo es el mismo y de lo que no existió no guardo ni su deseo. Mi vida es piedra y mi forma una conjetura. Este es el cuerpo que tuve y que no he podido dejar. Si ha quedado algo, no soy yo y esta voz con la que hablo tampoco podrá hendir la tierra en mi busca.

Imagen de Gema Hernández Correa . Gracias.