Paciencia geométrica I

                                                                                                                                                                                                                                                                  

               Debajo de una textura de puntos que delimitan delicadamente un trapecio se esconde una coraza más fuerte que respira por las rendijas trapezoides. A veces esa coraza se dilata y lo que antes eran puntos se convierten en extensiones de una raíz más profunda que busca otra luz. Aún así la textura continúa presente y muta del trapecio al pentágono, al hexágono…y es entonces cuando las raíces se erizan y en la punta se ramifican de tal forma que parece retraerse sobre sí misma dándole profundidad a todo lo que la rodea.

 

Anuncios